Te quiero a las 10 de la mañana – Jaimes Sabines

Te quiero a las diez de la mañana,
y a las once, y a las doce del día.
Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo,
a veces, en las tardes de lluvia.
Pero a las dos de la tarde, o a las tres,
cuando me pongo a pensar en nosotros dos,
y tú piensas en la comida o en el trabajo diario,
o en las diversiones que no tienes,
me pongo a odiarte sordamente,
con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos
y siento que estás hecha para mí,
que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre,
que mis, manos me convencen de ello,
y que no hay otro lugar en donde yo me venga,
a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo.

Tú vienes toda entera a mi encuentro,
y los dos desaparecemos un instante,
nos metemos en la boca de Dios,
hasta que yo digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente.
Y hay días también, hay horas, en que no te conozco,
en que me eres ajena como la mujer de otro.
Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas.
Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo.
Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

Jaime Sabines

Escucha más poemas

  • El beso – Manuel Ugarte A veces nuestros labios, como locas mariposas de amor, se perseguían; los tuyos de los míos siempre huían, y siempre se juntaban […]
  • Te Quiero – Luis Cernuda Te quiero. Te lo he dicho con el viento, jugueteando como animalillo en la arena o iracundo como órgano impetuoso; Te lo he […]
  • Amor Eterno – Gustavo Adolfo Bécquer Podrá nublarse el sol eternamente; Podrá secarse en un instante el mar; Podrá romperse el eje de la tierra Como un débil […]
  • Al perderte yo a ti – Ernesto Cardenal Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido yo porque tú eras lo que yo más amaba y tú porque yo era el que te más amaba. Pero de […]
  • Horal – Jaime Sabines El mar se mide por olas, el cielo por alas, nosotros por lágrimas. El aire descansa en las hojas, el agua en los ojos, nosotros en […]
  • Aquí no lloró nadie – Otto René Castillo Aquí no lloró nadie. Aquí sólo queremos ser humanos, darle paisaje al ciego, sonatas a los sordos, corazón al malvado, esqueleto al […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *